Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook

Emprender online ahora: No basta con la tienda virtual

¿Por qué emprender online?

Las cifras lo dicen. El comercio electrónico llegó para quedarse y es momento de actuar para todos aquellos que pensaron montar un negocio online y aquellos que deben repensar su negocio offline, o incluso pensar su carrera de una forma diferente. En este primer artículo de una serie que haré al respecto, comentaré algunas cifras que nos permiten ver el fenómeno desde la realidad de los hechos, algunas ideas de como emprender online y una primera mirada de los desafíos reales que esto presenta, más allá de tener una tienda en la web.

Este 29 de abril se realizó el E-commerce day organizado por la Cámara de Comercio de Santiago (que por el contexto fue realizado online) y pudimos conocer algunas cifras muy reveladoras de lo que está ocurriendo con el comercio y como se acelera la economía digital más allá de lo que intuitivamente podamos pensar. Dejo algunas cifras que me llamaron la atención y que nos pueden servir para dar el paso necesario a digitalizar nuestro negocio, emprender o repensar la forma en que entregamos nuestros servicios. Todas las presentaciones del evento se pueden ver aquí

  • Las ventas del comercio minorista online se incrementaron casi en un 190% en doce meses durante la semana terminada el 19 de abril, mientras que las ventas offline disminuyeron en un -26%
  • En la última semana de marzo, los locales que se mantuvieron abiertos experimentaron una caída superior al 80% en el flujo de clientes y del 75% de sus ventas
  • La curva del crecimiento del e-commerce se triplicó en relación al año pasado, integrándose solo en abril a través del programa Apóyame de la CCS y el Ministerio de Economía más de 800 pymes a la venta online a través de marketplaces
  • De acuerdo a una encuesta realizada por la CCS y Kawesqar, al 26 de abril el 39% de las personas declaró haber tenido que reemplazar tiendas físicas por digitales.
  • Un 27% de usuarios comenzaron a comprarle a pequeños emprendedores online
  • Desde que comenzó la crisis sanitaria, más del 90% de las personas han dejado de comprar productos mas caros para ahorrar y han dejado de comprar productos que no sean de primera necesidad como tecnología, electro hogar, entretención, deportes, turismo y viajes, gastronomía, decoración, regalos, vestuario y calzado. Delivery de comida, belleza y cuidado personal han sido menos afectados, junto con medicamente y alimentación.
  • Los problemas principales que reportan mas del 50% de los usuarios respecto de la venta online son:
    • Indisponibilidad de productos y quiebres de stock
    • Restricciones de tiempo en aplicaciones online (ventas hasta x hora)
    • Indisponibilidad, mal funcionamiento o caídas de tiendas online
    • Problemas con el cumplimiento de los tiempos de despacho de productos online
    • Problemas con el pago en las plataformas online
  • En la misma encuesta, más del 50% de las personas declaran que algún familiar ha perdido el empleo y que creen que aumentará su nivel de endeudamiento

Como podemos ver, utilizar los canales online para entregar los productos y servicios que entregamos actualmente, desarrollar nuevos, emprender e innovar no son lujo de un grupo de elite que busca la «trasformación digital», hacer una «startup» o ser «enterpreneur». Usar bien los canales digitales hace la diferencia entre vender y no vender, ,trabajar y no trabajar, sobreponerse, sobrevivir o mejor aún, triunfar en medio de la adversidad.

¿Que puedo vender online? ¿En qué emprender online?

Para algunos la respuesta puede ser mas obvia que para otros. Aquellos que hoy venden productos, pueden imaginar pasar de la tienda real a una tienda virtual, con fichas de productos y la metáfora del carrito de compras. Para este grupo, el panorama parece mas fácil: armar una tienda online y vender… Sin embargo como veremos mas adelante, al igual que tener una tienda offline requiere de muchos mas que pagar el arriendo, tener una tienda online es mas que comprar un hosting y poner una tienda o contratar Shopify. Para otros, especialmente profesionales que de pronto pueden encontrarse sin trabajo, freelancers tradicionales, artistas y expertos de todo tipo, puede parecer algo menos natural el como vender sus servicios online, más allá del trabajo por hora o asesorías tradicionales. En estos casos, también existe una serie de acciones que se pueden realizar para reinventar la profesión, oficio y darle valor al currículum de una manera rentable y escalable.

Mi mejor amiga y socia en Authomata, Hanna Back planteó un interesante ejercicio para evaluar la reconversión que alguien puede tener para pensar en emprender online y que comparto a continuación:

  • Lo que haces ahora, pero en canal digital
  • Lo que haces ahora, pero de forma asincronica, usando canales remotos
  • Lo que haces ahora, pero de forma automática (tomas tu expertise y creas algo que resuelva el problema de forma automática o «productizas» tu servicio como veremos mas adelante)
  • Lo que haces ahora, pero para que lo haga otro
  • Lo que haces ahora, pero entregando las herramientas de como hacerlo: Entregas un servicio y las herramientas para que puedan seguir haciéndolo
  • Lo que haces ahora, pero mas personalizado y premium
  • Lo que haces ahora, pero Global y adaptado
  • Lo que haces ahora, pero personalizable fácilmente
  • Lo que haces ahora, pero autoeditable
  • Lo que haces ahora, pero hecho por otros
  • Lo que haces ahora, pero dividido en pequeñas partes
  • Lo que haces ahora, pero multiformato
  • Lo que haces ahora, pero en juego
  • Lo que haces ahora, pero en vez de hacerlo, supervisando
  • Lo que haces ahora, pero colaborativo
  • Lo que haces ahora, pero ya no, porque te reemplazó un robot

A continuación revisaremos algunos ejemplos de negocios actuales y desafíos mas allá de tener un sitio web, para estar online. Primero para quienes venden productos físicos, y luego para aquellos que ofrecerán sus servicios profesionales o artísticos.

¿Por qué no basta con una tienda virtual?

Venta de productos físicos

Partiremos por lo más evidente, puesto que es aquello que tuvo el primer gran impacto con la crisis sanitaria dado el cierre de tiendas. Aquí vamos a diferenciar entre aquellos que deben integrar (o mejorar mucho) su canal online, aquellos cuyos productos dejaron de ser relevantes y que, de querer seguir en el rubro de la comercialización, deberán pensar en nuevos productos y aquellos que se quieran aventurar en vender productos o crear una marca online.

1. El canal online de la tienda presencial

Si tienes una tienda presencial y no tienes un canal online, claramente debes crearlo ahora… y si lo tienes, estoy casi seguro que es subóptimo. Como vimos, más del 50% de quienes compran online están disconformes por la experiencia en algún nivel. De este modo, si piensas vender online, debes preocuparte al menos de:

  • Tener una tienda online, ya sea que la hagas tu mismo o que utilices algún servicio existente como jumpseller, bootic, samurai, wobiz o spincommerce, entre otras
  • Tener mas de un método de pago online: Webpay plus, Mercadopago, Paypal, Multicaja, Mach e incluso criptomonedas. Servicios como Flow o Pagofácil permiten integrar esto en cualquier tienda y algunas de las plataformas nombradas en el punto anterior también incluyen esas integraciones
  • Tener redes sociales vinculadas a la tienda, y activas, donde deberás estar haciendo promociones y mostrando los productos
  • Mailing list para fidelizar clientes que ya han comprado, de modo de hacerles upselling (venderles algo que complemente lo que ya compraron, o que lo «mejore») o crosselling (algo diferente a lo que compraron, pero complementario)
  • Analizar los datos de compra para conocer tendencias y ver que es mas rentable
  • Asegurarte de no tener quiebres de stock
  • Entregar soporte rápido, muy rápido pues nadie tiene paciencia para esperar mas de unos minutos. Para eso va a ser bueno usar chatbots, chat en vivo, whatsapp y tickets de soporte
  • Procesos para devolución de productos claros y ágiles. Da lo mismo si te devuelven un producto, si puedes transformarlo en una experiencia que permita que el cliente vuelva igual
  • Control del envío y despacho. Ya sea que utilices alguna empresa de despacho confiable o arma tu propia red de despacho con familiares y amigos, generando un ingreso extra
  • Gestión de carrito abandonado. Cuando el usuario llena el carrito virtual, pero lo deja sin pagar, ya sea porque no se decidió o se puso a hacer otra cosa, hay herramientas para contactarlo y recordarle que haga el checkout (el pago) o incluso incentivarlo con ofertas especiales.
  • Uso de promociones y cupones de descuento que se pueden distribuir en redes sociales y generar urgencia por la compra del producto

Como puedes ver, la tienda es solo un paso, vender online es una expertise que debes y puedes desarrollar, pero que requiere de dedicación y foco. En esta serie de posts sobre emprendimiento online, vamos a tratar con mas detalle todos estos puntos, con herramientas prácticas y tutoriales para llevarlo a cabo.

2. El canal online para vender nuevos productos

Sea que los productos que ahora vendes ya no se venden, o que decidiste que lo tuyo era vender productos, no basta con pensar un producto, comprarlo o importarlo, hacer una página y venderlo. Como vimos mas arriba, una vez que tienes los productos, comercializarlos online es un trabajo arduo que requiere de poner atención en muchos temas. Si el producto además es nuevo, hay bastante mas paño que cortar.

Creando una nueva marca para vender online

Greta Van Riel es una emprendedora online y experta en marketing digital que se ha hecho muy conocida por hacerse rica joven vendiendo online nuevos productos y marcas que ella misma creó como SkinnymeTea y 5th Watches, generando toda una revolución de comercio online y marketing de influencers. Su historia, mas allá de su riqueza tiene de interesante el concepto de atreverse a crear una marca y una línea de productos para cubrir una necesidad de nicho. El modelo de negocios básicamente consiste en comprar productos de muy bajo costo en China, muy bien seleccionados claro, y crear una marca para que estos sean fabricados con ella, para luego venderlos a u nicho específico, con un marketing altamente sofisticado. Un ejemplo excelente de esto es la tienda Urbano de accesorios para gadgets que hoy se venden en todo Latinoamérica y es reconocida como una marca de diseño.

De este modo, se abre un universo de posibilidades para vender productos a diferentes nichos, si existe método y creatividad. Sin embargo, no es cosa de comprar algo en china y venderlo (el colmo de esto es el dropshipping, que mencionaremos mas adelante), sino que se debe tener una visión de largo plazo y crear una marca de excelencia, donde se deben controlar muchas variables de calidad para que genere un valor a quien lo usa. Esto significa que los resultados no son inmediatos y que se requiere inversión. Si bien puede ser menos inversión que un negocio offline, requiere algo de inversión económica y sobre todo tiempo, por lo que no le creas a nadie que te diga que te puedes hacer rico online en unos meses (esta lleno de ese tipo de cursos, no pierdas tu dinero). Greta Van Riel propone 5 puntos principales para crear tu marca online y vender un nuevo producto que resumo a continuación:

  • Tu producto es una solución a un problema: Parecen existir suficientes productos en el mercado como para crear un producto, sin embargo los seres humanos tienen necesidades infinitas, y para cubrir esas necesidades siempre puede haber un producto. De este modo, antes de pensar en un producto, debemos pensar en necesidades. ¿Qué necesidades tiene el Chile de hoy? y sobre esas necesidades buscar de que manera se satisfacen hoy y de que manera podrían satisfacerse mejor. Debemos investigar, buscar estudios y estadísticas. No basta decir: las personas quieren comer papas fritas. Debemos poder decir que porcentaje de personas, de que edad y localidad prefiere mas comer papas fritas en un determinado momento de la semana y tal vez hasta del día. Con esos números, podemos fundamentar nuestro producto
  • Tu producto debe ser viable para e-commerce: Uno de los puntos mas complejos del e-commerce es el envío, por lo que algo grande o fácil de quebrar seguramente será una mala idea. Debe ser algo que pueda ser fácil de llevar por un servicio de envío hasta en bicicleta. Mientras antes llegue el producto, mas satisfecho el cliente y mas te va a comprar. Que no se rompa es fundamental, porque no quieres devoluciones.
  • Debes ser capaz de comunicar por qué eres diferente: Seguramente aunque hayas tenido mucho ingenio en definir la necesidad tu producto, o existe o es sustituible. Debes ser capaz de comunicar por qué eres diferente, que hace especial a tu producto. Si bien puedes estar ofreciendo un producto que ya existe (un posavasos) podrías hacer variaciones o innovaciones en al menos una de estas dimensiones:
    • Diseño: Pueden ser posavasos con diseño de artistas en edición limitada
    • Funcionalidad: Puede tener una funcionalidad diferente, ser muy liviano, son imantados y se pueden agrupar fácilmente. Aquí se puede buscar un «pain point» de los productos actuales y resolverlo
    • Precio: Puede ser mucho mas barato que la competencia, manteniendo una identidad de marca, por ejemplo es mas barato que los posavasos de Gucci, con un diseño tan exclusivo como esa marca, pero mas barato (siendo aun mas caro que un posavasos de supermercado), o puede ser excesivamente caro apuntando a un mercado exclusivo (posavasos con adornos swarosky)
    • Tiempo: Puede ser un producto que se entrega en mucho tiempo, pero que lo obtienes en dos horas (algo mas bien relacionado con el servicio) o que solo se venda dentro de un rango de fechas, por ejemplo los primeros tres días del mes, para generar una sensación de escasez, que es algo que lleva a las personas a comprar.
  • Tu cliente no son «todos»: Debes buscar un nicho. Tus productos no son para «los millennials» o para los «boomers», tus productos son para las personas de un determinado rango de edad, determinadas preferencias, localización, características psicológicas y demográficas. Solo así podrás comprender lo que realmente les motiva, hacer u producto que resuelva sus miedos y sueños y tener una marca consistente que realmente le agregue valor a es producto que mandaste a fabricar.
  • Puedes construir una audiencia sin tener un producto: Definido todo lo anterior, puedes comenzar a generar audiencia antes de tener todo listo, utilizando las redes sociales para hablar del producto, encuestar a la gente sobre ese producto, hacer una lista de correo para el lanzamiento ofreciendo descuento exclusivo, o acceso temprano a ese producto. Puedes usar influencers para esto, y no necesariamente influencers tan famosos que cuesten mucho dinero. Un influencer con entre 1000 a 5000 seguidores es suficiente, y puede haber muchos en tu nicho dispuestos a hablar de tu marca a cambio de los productos o la exclusividad. Escribe en foros relacionados, para hacerte conocido y que después de confianza tu producto

Como pueden ver, las posibilidades son infinitas, por lo que hay infinitas posibilidades de tener éxito siempre que exista determinación para hacer todas esas actividades y mucho más, incluyendo todas las que ya vimos cuando el producto esté listo. Esto sin contar con que deben buscar proveedores en China, pedir muestras, probar (no pueden comprar lo primero que pillen en aliexpress), crear la marca, hacer el diseño gráfico, cotizar la personalización de los productos, aprender a importar, aprender todos los temas aduaneros y de impuestos. Como dije anteriormente, no es de la noche a la mañana y puede tomar meses. Lamentablemente mucha gente en Internet está vendiendo la idea de que puedes ser la próxima Greta Van Riel en un par de meses, e incluso el curso que ella vende me genera resistencias. De que se puede, se puede, pero requiere del mismo esfuerzo que cualquier emprendimiento, con la ventaja que hay algunas herramientas que facilitan las cosas y las agilizan.

Bonus: Dropshipping

El Dropshipping es una moda que ha surgido en Internet y que tiene lleno YouTube de falsos millonarios ofreciendo cursos para hacerse rico en una semana poniendo una tienda online. El concepto básico es que creas una tienda online con productos de alta demanda que no tienes en stock, ni distribuyes, ni conoces al distribuidor, y te haces pasar como que los vendes tú. Si, así de atroz como suena. Pones básicamente una tienda fachada, que se conecta digitalmente a aliexpress y cuando la persona compra, en realidad el pedido es enviado a aliexpress, tu recibes el importe que la persona pagó y le pagas al proveedor original, sin hacerte responsable de lo que pase después. Es decir, por ejemplo haces una tienda de carcasas de celulares (es lo más típico), la persona compra una de tus carcasas usando webpay. Te paga a tí $10.000 y el sistema hace el pedido a algún vendedor arbitrario de aliexpress. El sistema te descuenta $1.000 del costo de la carcasa original de ese vendedor chino, y el vendedor chino se encarga de mandar el producto. Tu pierdes el control desde allí y la persona se encuentra con la sorpresa de que le llega un producto de alguna parte, sin tu marca o no le llega, o le llega malo. Es una forma fácil de hacer dinero, casi sin inversión, poca consideración por la experiencia del usuario, con una mirada de corto plazo, pues luego de llenarse de reclamos deben inventar una tienda nueva. En mi opinión personal, NO es un modelo razonable de venta online.

Venta de servicios profesionales

1. Profesionales que atienden por hora

Médicos, psicólogos, entrenadores físicos, profesores de yoga, etc. Si bien la videoconferencia parece ser una buena solución, aquí es necesario solucionar a nivel tecnológico temas como el agendamiento de las horas y el pago de las mismas, para lo cual existen plataformas online que puedes integrar a tu sitio web o módulos tipo plugin para sitios hechos con administradores de contenido como WordPress. Del mismo modo, la forma de entrega de los servicios no es simplemente hacer lo mismo pero usando zoom, sino que implica una nueva forma de atender donde las variables del entorno de la atención son menos controladas. Aquí la fidelización es clave para evitar la huida de clientes y lograr ingresos recurrentes. Para conseguir nuevos clientes, las herramientas de marketing digital son clave y para el caso de los profesionales, una oportunidad para aumentar el alcance.

2. Profesores, academias, institutos, OTECs:

El aprendizaje online ya se instaló, pero aún estamos lejos de tener buenas plataformas para hacerlo. Eso sin contar con que las plataformas solo hacen una parte, es necesario reaprender la forma en que se enseña pensando en los consumidores online. Desde el equipamiento requerido, los software a utilizar y las formas de cumplir con actividades clave como seguimiento de aprendizaje, evaluaciones e interacción alumno – profesor y entre alumnos. Zoom, slack, chats varios y otros pueden ayudar para la contingencia, pero debemos pensar en serio. Las plataformas de gestión de aprendizaje o Learn Management Systems (LMS), son algo ya antiquísimo y lamentablemente si bien muchas instituciones educativas las tienen, no necesariamente están acordes a los tiempos donde las personas consumen YouTube, Instagram y tiktok. Eso implica revisar plataformas que como piso mínimo deben ser comparables a Coursera, udemy o edx, con tecnología simple, que funcione en móviles y contenido especialmente diseñado para estos formatos. (esto da para su propio webinar). Algunos ejemplos de plataformas online disponibles para poner tus cursos, con herramientas de cobro y marketing digital son Teachable y Udemy. También puedes crear tu propia academia virtual utilizando WordPress y plugins como Learndash.

3. Profesionales independientes:

Sea por elección propia o forzado por la pérdida de empleo, los profesionales independientes también deben aprender a utilizar las herramientas online para venderse. Si bien los servicios profesionales parecen algo mas difícil de pensar en modalidad e commerce, por su naturaleza personalizada, hay al menos tres enfoques que tomar en consideración:

  • Servicios productizados: Muchos servicios profesionales se pueden «productizar» es decir, definir un alcance a una tarea específica que permite obtener un resultado muy concreto. Algunos ejemplos de esto en el mundo online podrían ser : realizar la auditoría de seguridad de un sitio web, hacer un informe de usabilidad de un sitio web (o aprovechando la contingencia, de una tienda o line), definir una estrategia de marketing digital para una pyme, hacer una revisión de la instalación eléctrica de la casa, para evitar problemas de sobrecarga al estar toda la familia en cuarentena, contabilidad mensual, hacer los términos y condiciones de un sitio o tienda o line (para abogados), creación de contenidos, entre otros. Solo este tema es suficientemente largo como para merecer un siguiente post dedicado a esto. Lo importante es que un servicio productizado, es un servicio donde se utiliza la expertise profesional, pero se define un ámbito y límites específicos, y, sobre todo, se definen sistemas, metodologías, plantillas y mecanismos que permitan automatizar la mayor parte del trabajo. Esto último es crucial, ya que las «horas hombre» no escalan, es decir, solo tienes x cantidad de horas al día y por lo tanto un límite de actividades profesionales. Con un servicio productizado, es posible escalar y tener clientes que tal vez paguen menos, pero te convengan por volumen, y luego mantenerlos fidelizados te permitan mayor predictibilidad de ingresos mensuales
  • Consultoría a distancia: Eso es el modelo tradicional de ofrecer la expertise a otras empresas en las áreas que ya entregas como consultora, o en el caso de un profesional que ha perdido el empleo, una forma de transformar la experiencia o currículo en expertise, que sea de valor para otros. Vender expertise es algo que puede ser muy rentable, y bien llevado, puede generar altos ingresos si se vende bien, se consigue credibilidad y se entrega efectivamente un servicio de excelencia. El proceso de vender expertise puede ser más largo de implementar, ya que lo más importante es generar credibilidad y una base de personas que fortalezcan esa credibilidad. Adicionalmente consiste en mirar lo que has hecho profesionalmente con una mirada consultiva y no de trabajador tradicional. Hacerse preguntas como ¿a quién le sirve lo que sé? ¿Por qué le sirve? ¿De qué forma lo puedo entregar para que sea más útil?. Como veremos adelante, aquí aplica lo mismo que para la creación de cualquier producto o servicio, que es el preguntarse por las necesidades de otros, y no solo enfocarnos en lo que sabemos. La tentación es grande de querer vender exactamente lo que sabemos o nos gusta hacer, enfocándonos en el proceso, la metodología o el aspecto técnico de lo que entregamos. Tenemos que aprender a pensar en aquello que puede estar roto en el cliente y que nosotros podemos arreglar, aquello que a él le preocupa y que podemos solucionar. Que sueño podemos cumplir, o que miedo podemos evitar. Como podemos ayudar a una persona o empresa en temas que realmente le importan como: aumentar rentabilidad, llegar más rápido el mercado, mejorar su eficiencia operacional, mejorar la rentabilidad, vender online, mejorar el clima laboral, disminuir el abandono de clientes. Si podemos mejorar los indicadores en alguno de esos temas, entonces tenemos mucho por hacer. Esto va a implicar un esfuerzo importante por darnos a conocer, mostrar la expertise y utilizar canales como redes sociales, podcasts, webinars, canales de video, blogs y mail marketing.
  • Cursos online: Si eres experto en algo y tienes mucha experiencia, podrías transformar esa experiencia en un curso online para vender a través de Udemy, teachable o tu propia plataforma online (haremos un tutorial para eso). Para hacer esto se requiere definir un objetivo de aprendizaje, es decir, que es lo que el alumno va a ser capaz de hacer una vez que termine tu curso, hacer un buen diseño de contenidos, en cápsulas pequeñas, usar ejemplos, entregar herramientas que puedan aplicar de forma práctica y alguna forma de evaluar. Puedes crear tu propia metodología y «certificar» en ella. Aquí es importante contar con cierto equipamiento, utilizar herramientas de entrega de contenido tipo Coursera, hacer marketing digital y generar algunas cápsulas gratuitas de conocimiento que sirvan para enganchar al público objetivo

4. Artistas, modelos, hobbystas:

Si bien también son profesionales, hago la diferencia pues su «producto» o «servicio» es más bien una «experiencia» y por lo tanto tiene otras formas de comportarse a la hora de aprovechar los canales online. Claramente este sector es uno de los que por más tiempo ha sabido utilizar bien el mundo digital. Facebook, Instagram, YouTube y tiktok entre otras, son plataformas que suelen manejar al revés y al derecho. Aquí lo visual juega un rol primordial como experiencia, por lo que es necesario contar con equipamiento adecuado y usar herramientas de monetización del contenido, puesto que lo que se vende es principalmente contenido. Desde músicos que pueden hacer recitales pagados, actores que pueden hacer obras de teatro online (ya hay una primera experiencia de esto en chile), hasta cosplayers y modelos que pueden vender sus fotos y videos exclusivos. Aquí se pueden usar modelos freemium donde se publica una serie de material gratuito y otro a través de paywalls o sistemas de contenido exclusivo como Patreon, donde se pueden ofrecer incluso diferentes niveles de entrega de contenidos según lo que el usuario esté dispuesto a aportar mensualmente, lo que nos lleva de nuevo a la importancia de la calidad del contenido, para lograr fidelización y disposición a pagar más. Aquí también aplica que artistas ofrezcan sus servicios de coaching y clases online uno a uno, o hacer cursos online para distribuir en plataformas como udemy.

Entonces: ¿Qué necesito además de la tienda para emprender online?

Como pudimos ver, la tienda online o sitio web, es solo la puerta de entrada a nuestros productos o servicios, y las posibilidades de vender online son infinitas, tanto para productos actuales, nuevos productos por inventar, productos que existen pero bajo una nueva marca que creamos o formas diferentes de entregar lo que sabemos como profesionales. En cualquier caso, requiere desarrollar nuevas habilidades y manejar nuevas herramientas que incluyen:

  • Nuevas tecnologías. Sea que hagamos nuestro sitio o tienda nosotros mismos o que compremos el servicio hecho, vamos a tener que mantener nuestro computador saludable, utilizar diferentes herramientas para la gestión del negocio, los clientes, los contenidos
  • Marketing digital: diversos temas de marketing digital como mail marketing, automatización de marketing, Search Engine Optimization (SEO) para que te encuentren en internet, Redes sociales
  • Generación de contenidos: Vas a tener que ejercitar la escritura, ya se para los textos de venta de tus productos, tu página, tus propuestas. La forma en que se escribe es extremadamente importante para lograr un efecto «wow» en el potencial cliente. En el caso de los cursos debes reaprender como enseñar, aprender a estar frente a la cámara, editar video, editar fotos
  • Procesos y sistematización: Debes ser capaz de generar procedimientos, procesos y automatizaciones para poder escalar. La mejor forma de fracasar es en el desorden. Hay que tener sistemas, plantillas, recordatorios y métodos de seguimiento. Debes saber donde están tus pedidos, tus productos, el estado de tus proyectos, responder los correos, etc. Para eso hay herramientas que facilitan la automatización, desde tableros como trello hasta bots de atención que te aliviarán la carga (pero primero tienes que programarlos)
  • Habilidades blandas: Tienes que relacionarte con muchas personas, clientes y proveedores. El como te expreses, el tono, la capacidad de empatía, van a ser determinantes de tu éxito en el comercio virtual. Piensa tu correo antes de enviarlo, piensa tu mensaje antes de enviarlo. A no ser que estés en una video cara a cara, todo se puede interpretar. Además todos están afectados por la crisis, es necesario mas que nuca demostrar preocupación.

En resumen…

  • El efecto de la crisis sanitaria es potente y abre el espacio a que el uso de canales online para la venta de productos y servicios sea una oportunidad única
  • Ante el cierre de tiendas y la pérdida de empleo es necesario reinventarse. El comercio online o el uso de herramientas online para potenciar el negocio o expertise profesional son una oportunidad real
  • No solo las tiendas físicas pueden pasar a formatos online, sino que es posible desarrollar nuevos mercados con productos originales y utilizar las herramientas de comercio online para reinventar y ofrecer servicios profesionales en diferentes formatos
  • Lograr esto es posible, y puede ser muy rentable, pero no es simple ni ocurre de la noche a la mañana. requiere disciplina y aprendizaje de nuevas habilidades y competencias
  • Siendo sistemático, ordenado, responsable, constante y disciplinado, es posible hacer frente a la crisis y no solo salir bien parado, sino que exitoso y reinventado

¿Tienes lo que se necesita para emprender online?. En los próximos artículos y webinar prácticos de la serie, profundizaremos sobre cada uno de estos temas y como implementarlos. No basta con leer acerca de ellos, es necesario implementar. Si te animas, puedes partir con el primer webinar de la serie sobre como instalar una tienda virtual desde cero usando Woocommerce.

2 comentarios en “Emprender online ahora: No basta con la tienda virtual”

  1. Reflexión intensiva y desafiante para todos. Hay que tomar la pelota y comenzar a movilizar a otros y muchos que necesitaremos re-inventarnos fuera de grandes empresas. Más temprano que tarde.
    También creo que un punto promover y elegir emprendedores. Se puede generar una economía virtuosa apoyando emprendimientos. Finalmente cada compra es una inversión. Entonces invirtamos en círculos virtuosos con medioambiente y sociedad.
    Si mil emprendedores de productos, compran a mil emprendedores de servicios y de vuelta estos se abastecen de vuelta con los productos del primer grupo, tenemos dos mil inversiones pequeñas quizá pero super virtuosas.

    1. Andrés Bustamante Valenzuela

      Esa es la idea! tenemos que pensar nuevas formas de operar, reinventar los marketplaces y aprovechar la tecnología al máximo para generar una economía colaborativa de verdad.

Los comentarios están cerrados.

Otros artículos

Conversemos y suscríbete para nuevos contenidos